La discriminación de la mujer futbolista

La discriminación que ha sufrido la mujer a lo largo de la historia sigue aún impregnando determinadas actitudes, comportamientos y estereotipos, que están todavía vigentes en nuestra sociedad. Además, muchas formas de discriminación de las mujeres son, más sutiles y encubiertas por lo que son más difíciles de percibir y denunciar.

Tradicionalmente la mujer ha sido excluida de la práctica deportiva ya que no encajaba con su rol de género. Además, el deporte fue creado por y para los hombres, sirva de manera anecdótica citar a Pierre de Coubertin, que ya en el inicio de las Olimpiadas Modernas manifestaba un rechazo absoluto hacia la participación de la mujer en el deporte, indicando textualmente: “Las mujeres sólo tienen una función en el deporte, coronar al vencedor con las guirnaldas del triunfo“.

Sin embargo, y en relación con la presencia de la mujer en el deporte en general y en el fútbol en particular, aún se perpetúan prejuicios y estereotipos sexistas que no favorecen la coeducación y la superación definitiva de condiciones de discriminación.

Dentro de este panorama ser mujer y amar el fútbol es difícil, y aún lo es más si esa pasión te toca vivirla en África. En este sentido hay que destacar la historia del amor al fútbol de un grupo de mujeres de Tanzania, que a pesar de su condición humilde lo han dado todo  para llegar a su objetivo, la creación del equipo nacional femenino del país.

Conocidas como las Twiga Stars, Tanzania’s Soccer Sisters, son un grupo de treinta jugadoras reunidas por el ex seleccionador del equipo nacional tanzano y estrella del país, Charles Boniface Mkwasa, para convertirlas en el primer equipo femenino, y prepararlas para el torneo de fútbol femenino de África Occidental, en el que medirse con poderosas rivales de recorrido internacional como son Nigeria y Ghana. Las Twiga Stars deseaban prepararse para esta competición a través de su lucha continua ante las adversidades (rechazo de sus familias o nula remuneración económica), un canto de superación y trabajo en equipo bajo el lema de wanawake wanaweza (“las mujeres son capaces”).

La lucha titánica de estas treinta mujeres africanas ha sido recogida en un documental dirigido por la directora Nisha Ligon, gran aficionada al fútbol, que refleja la lucha de estas mujeres por hacer lo que más aman: tocar el balón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: